© Leonid Andronov/stock.adobe.com

El Palacio de Justicia es uno de los edificios más emblemáticos de Bruselas. Esta imponente obra del rey Leopoldo II, es la sede del Poder Judicial en Bélgica y acoge los tribunales de justicia.

Además, es uno que difícilmente pasa desapercibido, ya que es el palacio de justicia de mayor tamaño del mundo. Conoce la historia de este monumento de Bruselas y cómo visitarlo.

 

Click para ver Hoteles por el Palacio de Justicia


Un poco de historia

© demerzel21/stock.adobe.com

Esta obra megalómana causó una gran controversia en 1883, año en que comenzó su construcción. Con un presupuesto inicial de 4 millones de francos, este se multiplicó hasta ascender a los 50 millones de francos.

El Rey Leopoldo II, impulsor del proyecto, dio libertad absoluta al arquitecto Joseph Poelaert, para hacer lo que fuera necesario y completar el imponente palacio sin reparar en gastos.

Un barrio entero, que acogía más de 3.000 viviendas, fue demolido en su totalidad para poder tener un emplazamiento lo suficientemente grande para el palacio.

El palacio tiene unas medidas de 160 por 150 metros, ocupando una superficie de 26.000 m². Su altura es de 104 metros y su cúpula pesa más de 24.000 toneladas.

Actualmente, sigue siendo uno de los edificios más grandes del mundo, incluso superando en tamaño a la Basílica de San Pedro en Roma.

Datos curiosos del Palacio

© Tupungato/stock.adobe.com

  • Desde sus inicios, fue un proyecto faraónico, con el fin de poner la guinda a toda una obra creadora para un nuevo Estado Democrático recién nacido.
  • En 1944, los nazis deciden quemar la cúpula antes de abandonar Bruselas. Para asegurar un mayor daño, deciden colocar bombas en los sótanos. Se tardaron dos días en sofocar el incendio. La restauración fue llevada a cabo 4 años más tarde.
  • Si su construcción fue problemática, sus restauraciones no lo han sido menos. Éstas se iniciaron en los años 80 y todavía hoy siguen sin haberse terminado.
  • En 2005 se decide dar un nuevo impulso a las obras, sin éxito. Prueba de ello es que se haya tenido incluso que restaurar los propios andamios de la restauración.

El Palacio de Justicia nunca ha llegado a ocuparse en su totalidad. De hecho, ha llegado a estar el 70% de su capacidad, haciendo que su mantenimiento sea una tarea titánica. Es entonces cuando se decide convertir al palacio en una visita histórica de interés en Bruselas y parte del patrimonio nacional.

Visitar el Palacio de Justicia de Bruselas

© adamzoltan/stock.adobe.com

Se encuentra en la zona alta de la ciudad, uniendo la exclusiva Avenida Louise con el casco antiguo de la Grand Place, la zona de los museos y el Palacio Real.

Una vez dentro, será difícil no quedarse sin aliento cuando te encuentres debajo del ábside, que sube hasta los 102 metros. La cúpula corona toda una sala llamada “Sala de los Pasos Perdidos“.

Durante todo el recorrido, sus enormes dimensiones te harán sentir un poco insignificante. Incluso, al lado de las numerosas esculturas de los grandes pensadores de la historia.

La entrada es gratuita. Te proponemos que al término de la visita, subas al Elevador de Marolles que te llevará a la parte baja de la ciudad. Podrás disfrutar entonces de una de las mejores vistas panorámicas de Bruselas.

 

Horario y precio

Puedes visitarlo de lunes a viernes de 8:00 a 17:00 horas.
Cerrado fines de semana y festivos.

La entrada es gratuita.

Transporte

Metro: Louise, líneas 2 y 6.
Tranvía: líneas 92 y 94.
Desde la parte baja también se puede subir en el Elevador de Marolles.

Mapa

Dirección: Plaza Poelaert 1.