© pcalapre/stock.adobe.com

Bruselas tiene el clima tradicional del norte de Europa. Es decir, inestable, caprichoso y con mucha lluvia. Viajar a Bruselas en cualquier época del año, requiere empacar siempre un paraguas o chubasquero. A continuación, te hablaremos sobre el tiempo en Bruselas y las mejores épocas para viajar.

El clima de Bruselas

El clima en Bruselas se define de tipo continental templado. Esto quiere decir que los inviernos son húmedos y fríos, con temperaturas que se acercan a los 0º. Los veranos, por su parte, son de temperaturas templadas y suaves.

Al margen de las variaciones que puede sufrir el tiempo en función de las diferentes estaciones, hay dos características con las que se convive a diario en Bélgica:

La lluvia

Bruselas es una ciudad con 200 días de lluvia al año. Esto significa que hay más de un 50% de posibilidades de que te llueva. Las diferencias no son muy grandes entre las estaciones. En invierno por ejemplo la media son 19 días de lluvia al mes y en verano llueve una media de 14 días al mes.

Las horas de luz

Por lo general, Bruselas es una ciudad oscura. La capital belga dispone de unas 1500-1600 horas de luz al año. Si lo comparamos con las 2900 horas de luz al año de Madrid.

Las horas de luz sí que varían mucho en función de la estación. En los días más cortos del invierno comienza a anochecer a partir de las 16.30 mientras que en verano es justo lo contrario. Durante el solsticio de verano, el sol se pone a las 22.00 horas.

La mejor época para viajar

Primavera – verano

© Lovrencg/stock.adobe.com

La primavera en Bruselas es un espectáculo de colores, especialmente en los parques. Las temperaturas no son tan buenas como en verano pero ya se han dejado atrás los 3 grados del invierno.

Las fechas con las temperaturas más agradables caen entre los meses de mayo y octubre. Decimos agradables porque con sus 17º de media se está muy bien, sin llegar a un calor sofocante.

Ventajas

Bruselas en verano es muy agradable. Los cielos suelen estar más despejados aunque nunca nos podemos olvidar de las lluvias en este país. Las temperaturas también hacen los paseos más confortables.

Por otro lado andar por el centro de Bruselas en verano es más incómodo debido a la masificación que podrás encontrar. Son los meses que más gente utiliza para visitar la ciudad del Manneken Pis.

Otoño – Invierno

© ANADMAN/stock.adobe.com

Las diferencias no son muy grandes entre estas dos estaciones. El mes más frío es enero y los días en invierno son más cortos y por lo general bastante grises. El paisaje en otoño se torna muy bonito con tonalidades de todo tipo en los bosques.

En invierno las hojas han caído y pueden caer fuertes nevadas. Casi todos los años se registran un par de ellas que a veces colapsan la capital. En definitiva, lo más bonito del invierno es la Navidad en Bruselas. Los mercadillos son el epicentro de la movida navideña.

Ventajas

Por un lado te puedes olvidar grandes aglomeraciones de turistas. La llegada masiva de visitantes ocurre en los meses más cálidos. Así podrás visitar sus atracciones de forma más tranquila.

El segundo son los precios. En invierno los precios son también más bajos. Tanto en cuanto al transporte como el alojamiento.

Por último sin importar la época del año que pienses viajar, incluye siempre un chubasquero o un paraguas en tu maleta.